Taller Mecánico

NEUMÁTICOS

Colocación
Pinchadura
Alineación
Balanceo
Rotación

LUBRICENTRO

Cambio de aceite
Cambio de filtro de aceite
Cambio de filtro de aire
Cambio de filtro de combustible
Cambio de habitáculo

FRENOS

Revisión de frenos
Discos y pastillas
Freno trasero completo
Cambio líquido de frenos + Purga
Colocación cilindro de freno

AUDIO/SONIDO

Colocación de autoestéreo
Colocación de alarma
Colocación de doble DIN
Colocación de parlantes
Montaje de Amplificador

TREN DELANTERO / SUSPENSIÓN

Amortiguadores delanteros
Amortiguadores traseros
Amortiguadores SUV / 4x2 / 4x4
Tren delantero revisión
Precap
Parrilla / Brazo rotula / Bujes parrilla
Cambio rodamiento
Buje de tensor
Buje Barra estabilizadora
Junta homocinética / fuelle
Bieleta / Extremo

ILUMINACIÓN

Sustitución de lámpara
Colocación de faros traseros/grio
Geometría de ópticas

BATERÍAS

Montaje de baterías
Revisión de baterías y sistema de carga

DIAGNÓSTICO ELECTRÓNICO

Scaneo computarizado

DIAGNÓSTICO ELECTRÓNICO

Scaneo computarizado

REVISIONES

Revisión simple
Revisión Plus

OTROS

Limpieza química radiador
Limpieza de inyectores
Pulido de ópticas
Sustitución de escobillas
Bujías
Embrague autos
Embrague SUV/ 4x2 / 4x4
Distribución autos
Distribución SUV/ 4x2 / 4x4

Frenos

El sistema de frenos es el conjunto de órganos que intervienen en el frenado y que tienen por función disminuir o anular progresivamente la velocidad de un vehículo, estabilizar esta velocidad o mantener el vehículo inmóvil si se encuentra detenido.

Todo dispositivo de frenado funciona por la aplicación de un esfuerzo ejercido a expensas de una fuente de energía. El dispositivo de frenado se compone de un mando, de una transmisión y del freno propiamente dicho.

Los frenos deben tener capacidad para detener el coche en el menor espacio posible. Además deben tener una buena resistencia a la fatiga y ser fácilmente dosificables. A la hora de una frenada de emergencia lo más habitual es frenar todo lo posible (sobre todo al final), aunque no siempre es lo adecuado, especialmente si no se tiene ABS, que evita que se bloqueen la ruedas, reduciendo la distancia de frenado y sobre todo perdiendo la capacidad de dirección.

Otro sistemas que sí aumentan la capacidad de frenado son el BAS y el reparto electrónico de frenado.





Correas de distribución

La Correa de distribución es el elemento que transmite el movimiento circular del cigüeñal hacia el o los ejes de levas (árboles de levas), mediante el cual se accionan las válvulas de admisión y de escape. Algunas correas de distribución también accionan otros elementos del motor como la bomba de agua o las bombas mecánicas de inyección de combustible.

Al existir tantos elementos conectados por la correa de distribución estos deben de estar perfectamente sincronizados, las válvulas de admisión y escape deben accionarse en el momento oportuno, del mismo modo que la inyección de combustible (mecánica) debe de funcionar también al compás del resto de los componentes.

Esta sincronización se llama puesta a punto de la distribución, puesta en fase o calado de la distribución. Cada elemento móvil accionado por la correa tiene que estar en un punto determinado antes de colocarla, para que de este modo todos los elementos del motor puedan funcionar sin interferir entre ellos. Una correa de distribución mal calada puede dar lugar a una pérdida de prestaciones. Si esta deformación es grande, es probable que las válvulas y los pistones puedan llegar a chocar, causando graves averías internas en el motor.

Las correas de distribución tienen dos caras. La interna es dentada y es la que arrastra los elementos que tienen que ir perfectamente sincronizados. La externa es lisa y en esta cara se apoyan los rodillos tensores, que hacen que la correa quede sujeta, y otros elementos como la bomba de agua, que no tienen la necesidad de girar en absoluta sincronía.

La correa de distribución es un elemento de mantenimiento preventivo más, aunque sus cambios se extiendan más en el tiempo y sean una de las operaciones de mantenimiento más costosas del coche. El tiempo o kilometraje para cambiar la correa de distribución está determinado por el fabricante y oscila entre los 60.000 y 150.000 kilómetros aproximadamente. Respetar el tiempo (sin necesidad de llegar al kilometraje) es importante para evitar roturas de la correa, que se deteriora con el paso del tiempo.

Bujías

¿Cuándo hay que cambiar una bujía de encendido?

Debe preveer el cambio de bujías cada 15.000 a 20.000 kilómetros. Deberá controlar regularmente la separación que hay entre los electrodos con un juego de zonda respetando el valor aconsejado por el fabricante (excepto para bujías con electrodos múltiples como la Bosch Super 4).

Y es que la separación correcta entre los electrodos es un criterio determinante para la inflamación óptima de la mezcla aire-carburante, e influye considerablemente sobre la conducción, el consumo de combustible y la cantidad de elementos contaminantes de los gases del escape.

¿Cuales son las funciones de la bujía?

La función de la bujía es producir una chispa en la cámara de combustión a partir de la corriente de alta tensión que recibe y propiciar la inflamación de la mezcla aire-carburante.